8 jun. 2007

Atenas - (ferry)

Jueves, 10 de julio: Atenas - (ferry)

Me despertó Klaudio, sobre las diez menos cuarto, bastante tarde para los planes que teníamos. El hecho de que no nos despertáramos antes fue que la tienda estaba a la sombra, ya que sino el sol que pegaba para entonces no nos permitiría pegar ojo y nos tendríamos que levantar sin poder soportar el calor dentro del camping.
Después de darnos una ducha y recoger todo fuimos a recepción a pagar. Al recepcionista le costó sacar los cálculos, al final nos dijo que eran 3.780 dracmas. Al pagarle con un billete de diez mil tuvo que echarle mano a la calculadora para saber la cantidad que nos tenía que devolver.
Con las mochilas encima cogimos el autobús A2 para ir a Athina (Atenas), ya que este día teníamos intención de ir a Pireas, para desde allí coger un ferry. Paramos cerca del Stadium para después dar una vuelta por el parque cercano y tomar algo en una cafetería del interior, pagando los elevados precios del mismo (900 dracmas por una fanta y un café griego). El café griego, es un café solo y bastante fuerte, que además tiene un montón de posos.
No nos costó encontrar la Embajada de España. Después de que enviara mi pasaporte a la Embajada de la India en Madrid para que me pusieran el visado todavía no me lo habían devuelto, iba a preguntarles de cómo podría hacer llegar a Atenas el pasaporte cuando llegara a casa. Necesitaba una dirección segura que guardara mi pasaporte cuando llegara.
Me atendieron muy bien y me comentaron que no había ningún problema y que me guardarían el pasaporte sin problemas. Me dieron incluso el teléfono de la embajada para que les llamara sin necesidad de aparecer por Atenas y saber si había llegado o no mi pasaporte. Si a alguien le puede interesar aquí está la dirección:

    Embajada de España
    Vasilisis Sofias, 29
    Atenas 10674
    Tel: (01) 7244925 / (01) 7244926
    Sábados y festivos cerrado. Días laborables de 9 a 15 horas.
Con esto nos dio la impresión que comenzamos bien el día, sin que perdiéramos tiempo en este tipo de tramitaciones.
A continuación debíamos realizar otro de los trámites obligatorios en los viajes. Consistía en el viaje de vuelta de mi amigo Klaudio, desde Atenas a Madrid o Barcelona. Preguntamos en bastantes agencias de viajes, pero casi todos ofrecían vuelos regulares, siendo el más barato el de la compañía Al-Italia, que haciendo escala en Roma, costaba 64.000 dracmas. Nos pareció caro para consistir solo en el vuelo de ida, así que continuamos buscando. Al fin encontramos otro por 45.000 dracmas a través de la empresa española Iberojet. El problema era que sólo tenía vuelos los martes.
De paso pregunté sobre los vuelos a la India, más bien como referencia, ya que en el caso de que no pudiera obtener el visado para Irán volaría desde Turquía, desde Estambul o Ankara, y no desde Grecia. No eran baratos, similares a los precios de los vuelos que había desde España.
Al final Klaudio no cogió ningún billete, y lo dejamos para cuando estuviéramos en las islas y poder seleccionar un vuelo con más paciencia.
Mientras que Klaudio fue a visitar el Acrópolis yo me quedé esperándole, leyendo, ya que el año anterior ya había tenido ocasión de visitarlo. Posteriormente cogimos el autobús 040 en dirección a Pireas, a pesar de que tanto los buses A1 y A55 también nos llevarían al mismo destino.
Al llegar a Pireas, al puerto, después de preguntar en un par de agencias nos dimos cuenta que los precios de los ferry eran los mismos, así que debido a que si queríamos salir esa misma noche teníamos una sola posibilidad, cogimos el ferry a la isla Santorini (o Thira) haciendo escala en Paros, Naxos e Ios. El ferry saldría a las 10 de la noche.
Haciendo tiempo para la salida, fuimos a recoger la ciudad, viendo de paso una de sus iglesias frente al paseo marítimo.
Posteriormente comenzamos a buscar un restaurante para cenar antes del trayecto. Nos costó encontrarlo ya que allá donde íbamos preguntábamos si tenían o no calamares en el menú.
Llamé a casa para saber si el pasaporte ya había llegado, me contestaron negativamente. Las noticias que me dieron sobre mi pasaporte fueron que a pesar de que yo incluí en el mismo formulario de solicitud de visado que me enviaran a través de mensajero "a portes debidos", los de la embajada de la India tenían el pasaporte allí en Madrid a espera de que alguien pasara a recogerlo. Por lo menos aproveché la ocasión para confirmarles la dirección de la embajada en Atenas y comentarles que lo enviaran como "urgente".
No nos costó encontrar el ferry que partía a nuestro destino. Nos quedamos extrañados por que no nos pidieron el ticket en la entrada (nos lo pidieron una vez a bordo después de que partiera el ferry). Tuvimos suerte al encontrar un banco largo para los dos para poder dormir, ya que habíamos cogido, como de costumbre, el billete más barato, en la cubierta del barco. El ferry era más moderno que el del viaje entre Italia y Grecia, es más rápido. De todas maneras saliendo a las 10 de la noche no llegaremos hasta las 9 de la mañana.

No hay comentarios: